¿DEBO RECARGAR EL AIRE ACONDICIONADO DE MI COCHE?

Con la llegada de la primavera y la subida paulatina de temperaturas, es el momento de verificar el correcto funcionamiento del aire acondicionado de nuestro vehículo. Si crees que tu coche tarda demasiado tiempo en enfriar el habitáculo o que la temperatura del aire que sale por los difusores de ventilación ya no es tan fría como el verano anterior, entonces seguramente necesitarás hacer una carga de gas del aire acondicionado. Ponte en manos de un profesional, consulta con tu taller de confianza y que te confirmen el diagnostico.

filtro aire acondicionado2En ocasiones, otro síntoma de que algo no va bien en el sistema de climatización pueden ser los malos olores. Si al accionar al aire acondicionado, además de aire recibimos un olor extraño y desagradable, lo más probable es que nuestros conductos de ventilación se encuentren infectados por hongos, bacterias o polvo, siendo perjudicial para las vías respiratorias en mayor o menor medida, por lo que se hace imprescindible acudir al taller para que lo solucionen de inmediato mediante un tratamiento de limpieza y purificación con productos específicos para ello.

¿ALERGIA AL POLEN? EL FILTRO ANTIPOLEN ES TU AMIGO

Dentro de los componentes que intervienen en el ciclo de climatización de un coche, conviene recordar la importancia del tener un filtro de habitáculo, también llamado filtro antipolen, en buen estado.

Al igual que un filtro del aire en perfectas condiciones se encarga de “darle” aire limpio a nuestro motor para, entre otros beneficios, evitar averías y asegurarnos un menor consumo de combustible en nuestros desplazamientos, el filtro del habitáculo tiene como misión principal velar por la calidad del aire que respiramos los ocupantes.filtro aire acondicionado1

Un filtro de antipolen o de habitáculo en buen estado retiene el polvo en su interior, restos de hojas, hollín, bacterias y demás impurezas existentes en el exterior, evitando así el contacto con los pasajeros y por tanto nos libra de síntomas como los molestos picores de ojos o garganta, por ejemplo.

Por tanto, es un elemento especialmente importante para personas alérgicas al polen y nos asegura un aire más limpio y sano. La recomendación que hacen los profesionales es sustituirlo cada año o 15.000km, siempre lo primero que se produzca.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR