Buscamos tu seguridad, queremos que tu vehículo esté a punto, pero también que tú estés en perfectas condiciones para conducir. En este post te contamos doce puntos básicos para evitar la fatiga en la conducción.

  1. Es interesante evitar salir de viaje al terminar de trabajar. Incluso si se termina pronto, siempre se estará cansado al comenzar la travesía.
  2. Antes de emprender un viaje largo, descansar lo suficiente. La fatiga disminuye el campo de visión, alarga los tiempos de reacción y dificulta la coordinación psicomotriz y la capacidad muscular.
  3. Parar cada dos horas o al menor síntoma de cansancio, pues mantener una atención constante durante un tiempo prolongado produce fatiga.
  4. Cada parada debe durar al menos entre 15 y 30 minutos; bajar del coche y tomar un tentempiém hacer ejercicios de estiramiento de articulaciones (cuello, pies, piernas y brazos) y de espalda y aprovechar para comer algo ligero y beber un refresco es muy recomendable.
  5. Hay que beber aunque no se tenga sed, ya que cuando aparece esta señal existe un cierto grado de deshidratación. El aire acondicionado del coche provoca síntomas asociados a la deshidratación del organismo (sed, sensación de sequedad en la garganta, fatiga) que pueden afectar a la conducción.
  6. Evitar comidas copiosas antes y durante los desplazamientos y optar por comidas ligeras y frecuentes a lo largo del día, acompañadas de agua, zumos o refrescos. Una fácil digestión ayudará a mantener la atención y a reaccionar con rapidez ante todo tipo de imprevistos en la ruta.seguridad
  7. No beber alcohol bajo ningún concepto: el consumo de cualquier tipo y cantidad tiene efectos inmediatos sobre la conducción.
  8.  Si se toman medicamentos, tener en cuenta que pueden provocar somnolencia, y algunos tener efectos directos sobre la visión o la coordinación. Conviene consultar con el médico antes de emprender viaje.
  9. No conducir de noche si puede evitarse: el cuerpo conoce sus horas de descanso. Si hay que dormir en el camino, el tiempo y dinero invertido siempre estarán justificados ante la posibilidad de padecer un accidente por culpa de la fatiga y la falta de visibilidad.
  10. La música puede ayudar, siempre variada para que evitar la monotonía en la conducción.
  11. No bajar la guardia en desplazamientos cortos: el desfallecimiento por cansancio o sueño puede llegar incluso en trayectos de poco recorrido.
  12.  Al final de los trayectos de largo recorrido aumenta el riesgo provocado por la fatiga acumulada en el trayecto, el calor, los atascos, las ganas de llegar y las posibles retenciones que puedan producirse.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR