La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es un trámite necesario por el que todos los vehículos de cierta edad deben pasar. En el caso de turismos para uso privado, la ITV ha de pasarse por primera vez cuando el vehículo ha cumplido los cuatro años de antigüedad. Hasta que el vehículo cumpla los diez años debe pasar sucesivas ITV cada dos años. Si el vehículo tiene más de diez años, debe pasar la inspección con periodicidad anual. En el caso de los vehículos comerciales ligeros, están exentos de ITV hasta los dos años, hasta los 6 años la pasan de manera bienal, hasta cumplir diez años deben inspeccionarse de manera anual y de ahí en adelante semestralmente. Por su parte, los comerciales pesados deben pasar la ITV anualmente hasta cumplir los diez años, cada seis meses una vez superada la década de edad.

Es importante y muy aconsejable realizar una inspección pre-ITV a nuestro vehículo para evitar un informe negativo en la revisión, con el consiguiente gasto añadido. En Italcentro, te pasamos la inspección técnica y te realizamos la pre-ITV de manera gratuita.

Pero, ¿qué es lo que hay que revisar en una pre-ITV?

Iluminación del vehículo: comprobando que las luces de posición, carretera, antiniebla e intermitentes funcionen correctamente. Hay que chequear que no estén fundidas y que su regulación sea la correcta.

Estado de la carrocería y acondicionamiento exterior: un golpe o rozadura no implica riesgo, pero sí la falta de algún elemento de seguridad como los espejos retrovisores, o problemas a la hora de abrir y cerrar las puertas. Del mismo modo, las placas de matrículas deben estar perfectamente visibles y en buen estado.

Niveles: hay que revisar los niveles el líquido parabrisas, del líquido refrigerante, aceite del motor y el líquido de frenos.

Estado de los neumáticos: la profundidad del dibujo debe ser superior a 1,6 milímetros en todas las ruedas y no debemos tener “calvas” o superficies con un desgaste anormal.  Tampoco podrán estar vulcanizados, por lo que su edad no debería ser mucho mayor a cinco años. No deben presentar cortes, “mordiscos” o un desgaste anómalo de la banda de rodadura.taller_multimarca_3

Sistema de frenado: los discos y pastillas son elementos de seguridad básicos. Por ello, hay que chequear su perfecto estado, revisando si hay una frenada desigual o si falla la tensión del freno de mano.

Escape y emisiones: se miden con un analizador de gases para evaluar la emisión de monóxido de carbono, en los vehículos a gasolina, o la opacidad del humo en los diésel.

Suspensiones, rótulas, ejes: hay que comprobar que los cojinetes y las rótulas de la suspensión están en buen estado. Los amortiguadores también deben estar en buen estado, y hay que revisar el paralelo de los ejes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR